Consumo de los electrodomésticos

¿Cuál es el electrodoméstico que consume más electricidad?

El consumo de los electrodomésticos representa el 55% de la energía eléctrica consumida en un hogar medio. Además, es el tercer gasto energético después de la calefacción y el agua caliente.

Conozca cuál es el electrodoméstico que consume más, y algunos consejos de ahorro a tener en cuenta.

Consumo de los electrodomésticos

En un artículo previo se describía el balance energético en un hogar medio por tipo de equipo o sistema. A continuación podrá conocer el reparto del gasto de electricidad de nuestros hogares por tipo de aparato o electrodoméstico según ECODES:

Por tanto, el frigorífico es el electrodoméstico que más consume (entre un 20 hasta un 30%) seguido de lejos por el televisor y la lavadora.

El frigorífico, todo el día encendido

Los aparatos frigoríficos son equipos que no tienen mucha potencia (100 a 150 W), sin embargo su gasto es alto puesto que lo normal es que estén siempre encendidos de forma continuada. De forma análoga, es notable el consumo fantasma de los equipos electrónicos que, como el router, se dejan funcionando todo el día.

Por el otro lado, el horno o el lavavajillas son equipos que demandan mucha más potencia (2 kW) pero su consumo es más moderado porque su uso, normalmente, es menos intensivo.

Consumo de un frigorífico

Si instalamos un medidor de consumo en el cuadro eléctrico de nuestra casa podremos evaluar la curva de carga y funcionamiento de cada uno de nuestros electrodomésticos.

Se acompaña un gráfico con el perfil de consumo resultante de un equipo combi: frigorífico / congelador con los diferentes ciclos de funcionamiento y parada:

curva consumo frigorífico

Este equipo frigorífico tiene un consumo de 80 W en ciclos de media hora de funcionamiento, lo cual, supone un consumo anual de 360 kWh (unos 60€ aprox).

La potencia nominal del aparato es de 135 W, de los cuales 20 W de la iluminación interior. Comparando el consumo actual con el nominal a plena carga, se concluye que este equipo está funcionando al 70% de carga en el periodo de la medición. Este factor de utilización, tiene una relación directa en este frigorífico con la regulación de la temperatura de congelación y del interior de la nevera.

Etiqueta energética

El aparato del ejemplo tiene una etiqueta energética A+ con una capacidad de 218 litros de nevera y 104 de congelador. Además tiene la función no frost que evita la formación de escarcha, lo cual redunda en un mayor ahorro energético.

Por ejemplo, el ahorro energético de un equipo A+++ frente a uno tipo A es del 60%. Por tanto, una recomendación es que revise en la compra la calificación energética del frigorífico garantizando que adquiere un equipo de clase A o superior (A+, A++, A+++).

En este enlace podrá consultar la normativa europea de aplicación para el etiquetado energético de los aparatos de refrigeración domésticos.

Consejos y trucos para ahorrar

Se acompañan algunas recomendaciones para un correcto uso eficiente de su equipo frigorífico:

  • Coloque el equipo frigorífico en un lugar ventilado y fresco, alejado de fuentes de calor.
  • Regule el termostato del frigorífico al mínimo en invierno y a media carga en verano. En caso de que su equipo tenga un termómetro, las temperaturas óptimas para la parte de conservación es de 6ºC y de -18ºC para el congelador. El ahorro potencial anual con esta medida puede ser de hasta 15€.
  • Nunca meta en el frigo un alimento caliente, deje que se enfríe.
  • Descongele los alimentos en el interior del frigorífico para que de esta forma se aproveche el frío.
  • Siempre que pueda mantenga el frigorífico lleno, pues el aire interior mantiene menos frío que los alimentos. En caso de que no pueda, meta botellas llenas de agua para ocupar el espacio.
  • Intente abrir la puerta el menor tiempo posible.
  • Es importante que se evite la formación de hielo o escarcha en el interior del frigorífico. Por ejemplo, una capa de 3 mm de espesor de hielo provoca que un aumento del 30% en el consumo.
  • Deje una separación entre la pared y la parte posterior del equipo de unos 5 centímetros para que circule aire alrededor del condensador.
  • Al menos una vez al año, vacíe por completo el frigorífico para limpiarlo por dentro.
  • Limpie periódicamente (una vez al año) el serpentín condensador (ubicado en la parte posterior) en el caso de que su frigorífico lo tenga expuesto.
  • Revise el burlete de la puerta del frigorífico y manténgalo en buen estado de forma que su cierre sea hermético.

Caso práctico

El equipo frigorífico del ejemplo tiene 7 años, y su garantía vence próximamente. En este caso se plantea valorar el coste – beneficio que supondría comprar uno nuevo, más eficiente, de calificación A+++.

Concepto Valor
Coste Compra de nuevo Frigorífico A+++ (descontando el valor residual del equipo que se entrega) [I] 430€
Ahorro Energético Anual 242 kWh
Disminución anual de Costes Energéticos [ DCE ] 45€
Aumento Costes anuales de Garantía equipo actual [ACMO ] 15€
Ahorro Económico Anual [ AEA ] = [ DCE ] – [ ACMO ] 60€
Periodo de Amortización Bruta [ PB ] = [ I ] / [ AEA ] 7,2 años

Como se aprecia, en este caso, la rentabilidad de la medida no parece muy alta, puesto que el retorno de la inversión es de 7 años. Cuando mayor sea la diferencia de eficiencia del equipo, es decir, su antigüedad, el resultado será más favorable.

Plan renove

No obstante, la Comunidad de Madrid tiene vigente hasta final de 2018 un plan de ayudas para la renovación de equipos electrodomésticos. Para más información, puede consultar la web del Plan Renove.

En el caso del frigorífico, la ayuda es de 150€ siempre que cumpla unos requisitos, entre los cuales es la compra de equipo de alta eficiencia A+++ dentro del listado que se publica.

Al contemplar esta ayuda, el retorno de la inversión sería de 4,7 años.

 

Si te gusta, vótalo!
Resultado evaluación
[Total: 1 Average: 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *