Coste electricidad Europa

¿Es competitivo el coste de la energía que consumimos?

Conozca el posicionamiento de España en relación con los costes energéticos de sus socios europeos. Este balance económico afecta a nuestra economía doméstica y a la competividad de nuestras empresas.

Valoramos el indicador del coste medio de la energía (electricidad y del gas) para nuestros hogares e industrias, comparándolo con nuestros vecinos europeos. El coste energético constituye el séptimo gasto más importante para las familias y representa entre el 5 y el 25% de los costes de explotación en el sector industrial.

Análisis del sector energético

La comparación de los precios de energía con otros países europeos se ha efectuado a partir de los datos provenientes de la encuesta sobre precios de suministros energéticos en la eurozona según la base de datos de Eurostat en 2016.

Coste de la energía para el segmento residencial

Coste electricidad

El indicador del coste de la electricidad para este segmento residencial se establece para hogares que tengan un consumo medio anual de 2.500 a 5.000 kWh, y es el precio para el usuario final con impuestos incluidos (IVA e IE). Este indicador se muestra en el gráfico que se acompaña en €/kWh.

Antes de concluir si el esfuerzo económico que hacen los hogares españoles es mayor o menor que, por ejemplo,  Alemania, se debería comparar también las rentas medias y el diferencial de fiscalidad que soporta la electricidad en cada país (IVA e impuestos especiales).

Coste gas

Este indicador fija el coste medio del gas natural (impuestos incluidos) para suministros en hogares con consumos 5.500 a 55.000 kWh. Este indicador se expresa en €/kWh.

Se concluye que los países con el coste medio más alto son Suecia y Portugal, mientras que los más económicos son la práctica mayoría de los países del este de Europa. Es significativo la acusada variación de precios siendo hasta de 3,4 veces mayor entre el coste más alto y el más económico.

Coste de la energía para el segmento industrial

Coste electricidad

Por otra parte, el indicador del coste de la electricidad para este segmento industrial se establece para el segmento de industrias con un consumo medio anual de 500 a 2.000 MWh. Este ratio  se calcula como el coste medio de la luz para el primer semestre de cada año, impuestos no incluidos (IVA e IE).

Este indicador se muestra en el gráfico que se acompaña en €/kWh.

España ocupa el segundo puesto en el ranking de los precios industriales más altos para empresas. Por el contrario, países como Finlandia, Francia o Suecia se sitúan netamente por debajo de la media europea.

Esta diferencia se encuentra influida principalmente por tres motivos:

  • Mix producción energético: los distintos modos de producción de la electricidad explican, en parte, las diferencias de precios por países. Por regla general, son más bajos donde el recurso a la energía nuclear es importante –como en Francia o Suecia. Sin embargo, exsiten países – como Dinamarca, Estonia o Lituania– que carecen de energía nuclear pero que presentan precios eléctricos bajos.
  • Grado de libelarización del mercado local o el modo de fijación de precios por organismos reguladores.
  • La insularidad, o dificultad de interconexión con otras redes internacionales, como factor de encarecimiento.

Coste gas

Finalmente, el indicador del coste del gas natural (€/kWh) para segmento industrial se establece un tamaño medio que tenga un consumo medio anual de 140 – 550 MWh (impuestos no incluidos).

Las empresas croatas y portuguesas son las que pagan el metro cúbico de gas más caro. Por su parte, los consumidores industriales en España se encuentran en la duodécima posición del ranking.

Recomendaciones de mejora

Nuestra política energética debe estar orientada a garantizar la seguridad del suministro, la eficiencia económica y el respeto al medio ambiente.

Con este fin las medidas de política energética deben desarrollarse en torno a los siguientes ejes:

  1. La definición de un mix energético en el año 2020 equilibrado y diversificado entre las diferentes fuentes de energía primaria. Esto se logra potenciando las energías renovables sin que ello penalice las primas al régimen especial.
  2. El desarrollo de las infraestructuras y las interconexiones transeuropeas.
  3. La profundización en la liberalización de los mercados energéticos, a nivel nacional y Europeo, con el objetivo de mejorar la competitividad de nuestras industrias.
  4. El reforzamiento de las políticas de ahorro y eficiencia energética.
  5. Y por último, la revisión de los costes regulados del sistema. En el caso de la electricidad, estos costes de acceso o peajes constituyen más del 50% del total de nuestra factura.

 

Si te gusta, vótalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *