Industria 4.0

Industria conectada 4.0 y eficiencia energética

El sector industrial se ha caracterizado por saber aprovechar las oportunidades que históricamente ofrecen los avances tecnológicos. La primera de ellas consistió en la aplicación del vapor a la mecanización (industria 1.0); seguida de la producción en masa gracias al suministro eléctrico (2.0) y, posteriormente, con la automatización y control de procesos mediante electrónica y robótica (3.0).

La digitalización de los procesos industriales es la nueva ola tecnológica para que un suministro y producción más inteligentes. Conozca las ayudas a la financiación disponibles para que su empresa se suba al tren de la industria 4.0 y gane en eficiencia.

Por qué industria 4.0?

Existe un portal de divulgación promovido por el MINETUR en donde se da a conocer esta línea de innovación, dentro del contexto tecnológico e innovación para impulsar la digitalización del sector industrial español.

En líneas generales, esta iniciativa se basa en dos palancas estratégicas: la monitorización en tiempo real y la conectividad.

Monitorización

Un claro ejemplo de la innovación reside en la monitorización del consumo de electricidad, donde la industria 4.0 aboga por un nivel de monitorización de los equipos industriales sin precedentes. Utilizando el potencial de las nuevas tecnologías es posible obtener un nivel de detalle muy elevado en cuanto a la operación y al consumo de cada uno de los circuitos eléctricos incluidos en una máquina o planta.

Por ejemplo, es posible cruzar los datos obtenidos con otros factores tales como el coste de la electricidad, el tipo y cantidad de producto fabricado y el beneficio que aporta la operación de cada máquina del proceso productivo en comparación con los costes que supone en cuanto a recursos, entre otros.

En resumen, la clave para lograr la optimización de la eficiencia en la industria reside en una buena monitorización de los consumos de los recursos de cada instalación. Sin olvidar el paso necesario y más importante de su posterior análisis, de forma que se puedan determinar las oportunidades de mejora ahí donde sea más prioritario.

Conectividad

En una realidad que cada vez más empresas se suman a la interoperabilidad que posibilita el Internet de las Cosas (IoT), su conectividad y almacenamiento de los datos, de sus máquinas y equipos, en la nube.

La conectividad constituye un factor indispensable para la innovación en la mejora de la eficiencia, ya que aumenta las posibilidades de análisis.

Otras tecnologías que ayudan a la toma de decisiones autónomas como el Big Data y Learning Machine están introduciéndose pero de momento sólo están al alcance de grandes centros productivos.

Contribución de la industria 4.0 a la gestión y eficiencia energética

En sectores industriales como el metalúrgico y el químico el coste de la energía representa en promedio un 19% y del 17% del coste total de suministros, respectivamente. Aquí es primordial la fijación de una política de compra de energía y de la mejora en la eficiencia energética.

En estos casos, adquiere sentido la inversión en implantar una arquitectura de equipos y soluciones que permitan la telemedida y control del proceso de suministro energético, desde su planificación hasta su consumo final.

Estos son algunos de los beneficios de la implantación de esta plataforma digital para el control y gestión de los recursos energéticos:

  • Máxima seguridad y continuidad en el suministro energético.
  • Permite decidir ejecutar acciones preventivas en función del análisis de la información.
  • Garantizan la calidad de consumo, factor esencial para el cumplimiento de la normativa y la continuidad de servicio.
  • El ahorro de consumos energéticos como pieza clave para conseguir mayor eficiencia del proceso productivo.

Ayudas para la financiación de la industria 4.0

El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital concede ayudas para empresas (no necesariamente PYMES) que deseen invertir en la digitalización de sus procesos. El plazo de solucitud se inició el pasado 24 de noviembre y se cerrará el 26 de diciembre.

Los beneficiarios serán aquellas sociedades que no formen parte del sector público, que vengan desarrollando una actividad industrial productiva durante un periodo de al menos tres años contados hasta la fecha de fin de plazo de solicitud.
Las ayudas consisten en la cobertura de hasta el 80% de la financiación con prestamos a interés cero para proyectos de digitalización con un presupuesto de al menos 100.000€.
Si te gusta, vótalo!
Resultado evaluación
[Total: 0 Average: 0]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *