Archivo de la etiqueta: Cánon IRC

¿Qué es el cánon IRC y por qué aparece en la factura de gas?

Si el suministro de gas se realiza a un edificio de viviendas, y las instalaciones comunes del edificio son propiedad de la compañía distribuidora, se repercute a cada usuario una cuota por uso y mantenimiento de las mismas.

Este cargo que aparece anualmente en alguna factura de gas se corresponde con la denominada Instalación Receptora Comunitaria de Gas. Este cargo en concepto de cánon por IRC se carga en el apartado de la factura “otros conceptos” junto con el alquiler del contador.

Por qué se aplica este canon?

Cuando comenzó el proceso de implantación de gas natural, era muy frecuente que la empresa instaladora ofreciera realizarla de forma gratuita si un número mí­nimo de vecinos de un edificio se daba de alta en el suministro. Si no se alcanzaba ese mí­nimo, los vecinos que sí­ decidieran contratar el servicio debí­an pagar una cuota fija durante un determinado número de años, condiciones que quedaban plasmadas en un contrato.

El cánon de la instalación comunitaria suele pagarse durante 20 años por todos los conectados a la red. Ése es el tiempo estimado en el que la empresa cederá la propiedad de ese IRC. Posteriormente será la propia comunidad de propietarios quien se haga cargo del mantenimiento de la misma.

Qué importe tiene?

No se puede establecer un precio exacto del cánon de finca, dado que influyen varios factores y variará dependiendo de la instalación realizada y del contrato de suministro.

De todos modos, el importe de este cánon suele estar comprendido entre 25 y 45 euros anuales.

Tengo derecho a reclamar el cargo de este cánon?

Se aconseja a todos los usuarios de gas natural que revisen sus facturas y que reclamen en el caso de que aparezca esa “Repercusión cánon IRC distribuidora”  y se aseguren de que no les corresponde abonarlo por estos motivos:

  • no haberlo pagado nunca
  • no tener contrato en el que estén contempladas las condiciones de esa repercusión

Este cargo corresponde a su distribuidora, pues la empresa comercializadora que le factura el servicio simplemente es un mero recaudador.