Certificación Energética Vivienda Unifamiliar

Certificación energética de viviendas unifamiliares

Las viviendas unifamiliares son aquellos inmuebles residenciales destinados a la habitabilidad de una sola familia, distinguiéndose en:

  • viviendas unifamiliares pareadas (viviendas en contacto desde el exterior pero independientes en su interior)
  • viviendas aisladas (sin contacto con otras viviendas)
  • las viviendas unifamiliares adosadas (aquellas que tienen una vivienda unifamiliar a cada lado).

Según datos de una análisis publicado por el portal inmobiliario Idealista, el 14% de los españoles reside en una vivienda unifamiliar aislada, y un 21% en chalets adosados o pareados.

Por tanto, se concluye que aproximadamente 1 de cada 3 certificados energéticos para el sector residencial son en viviendas unifamiliares.

¿Cuándo es necesario la certificación energética en las viviendas unifamiliares?

Se debe presentar el certificado energético con carácter obligado en los casos de venta de la vivienda o de alquiler habitual.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la certificación energética de viviendas unifamiliares?

Es el proceso de calificación energética de la vivienda cuyo resultado es un documento que informe sobre la eficiencia energética y potencial de emisiones y de gasto energético anual. Este documento, o etiqueta energética, clasifica la vivienda en relación de la energía que consume, y nos permite compararlo con una escala de calidades que van desde la A (la más eficiente) a la G (la que menos).

¿Qué inmuebles están obligados a tramitar el certificado energético?

Desde el 1 de Junio de 2013, si eres el promotor (obra nueva) o dueño de una vivienda u otro inmueble y deseas alquilarlo o venderlo, debes disponer de un certificado y mostrarlo a las personas interesadas (notario, API, comprador, etc).

En principio, este documento es obligatorio para todas las viviendas unifamiliares existentes o nuevas, sin embargo, existen algunas excepciones sobre la norma para estos casos definidas en el RD 235/2013:

  • Pequeñas viviendas aisladas con menos de 50 m2 de superficie útil.
  • Viviendas unifamiliares cuyo uso sea inferior a cuatro meses al año, por ejemplo, segundas residencias o por estancias temporales.
  • También se incluyen las que, aunque su uso sea mayor a cuatro meses, tengan un tiempo limitado de utilización al año y su consumo previsto de energía sea inferior a 25% de lo que resultaría de su utilización.

En los dos últimos casos, el certificado energético se reemplazaría por una declaración responsable del propietario de la vivienda unifamiliar, alegando estos supuestos de excepcionalidad.

¿Cuál es el periodo de validez del certificado de eficiencia energética?

El certificado tiene una validez de 10 años, desde la fecha de emisión. Es aconsejable actualizarlo si se ejecuta una reforma integral o rehabilitación energética del inmueble, pues en ocasiones, la mejora de la calificación puede llevar aparejada algunas ayudas o subvenciones

¿Cuánto cuesta el certificado energético para una vivienda unifamiliar?

El coste del certificado energético no está regulado, cada profesional establece su presupuesto en función de sus honorarios. A este valor hay que añadirle las tasas administrativas que algunas Comunidades Autonómicas (la Com. de Madrid está exenta) repercuten a la hora de realizar el registro, dependiendo del tipo de inmueble y de su superficie.

No obstante, a título de referencia, el precio medio del mercado en Madrid, se sitúa alrededor de uno a dos euros por metro cuadrado útil de la vivienda unifamiliar.

Recomendamos que a la hora de contratar este servicio solicite un presupuesto con el desglose de los conceptos y una descripción de los pasos y compromisos de entrega. Desconfíe de los presupuestos más baratos, pues el resultado del trabajo puede llegar a ser incompleto, por el riesgo inherente al abaratar el servicio y las prisas y, por consiguiente, el resultado de la evaluación puede no corresponderse con la realidad.

¿Quién puede realizar el certificado energético?

En principio toda persona física o jurídica que tenga conocimientos técnicos y competencia profesional para el desarrollo del trabajo, arquitectos e ingenieros, principalmente.

¿Qué ocurre si el certificado presenta errores de forma o fondo?

Debe saber que si el certificado es erróneo o presenta negligencia en su elaboración; inexistente o con defectos de calidad, será el propietario, quien asuma la sanción administrativa íntegra que puede aplicarse en caso de inspección.

Las multas al propietario pueden ser desde 300 a 6.000€ dependiendo del caso:

  • Sanciones leves: anunciar la venta o alquiler sin comunicar la calificación energética (letra A a la G) o no renovar el certificado cuando caduque
  • Sanciones graves: certificado no registrado o que la etiqueta no se corresponda con el certificado
  • Muy graves: publicitar la venta o alquiler de un inmueble con una certificación energética determinada, pero sin contar realmente con el certificado, o estar éste caducado

Por su parte, las sanciones derivadas por negligencia del certificador pueden deberse a:

  • Sanciones leves: certificado no contiene la información mínima necesaria
  • Sanciones graves: no dispone del certificado de proyecto
  • Muy graves: falsear la información o actual como técnico certificador sin la habilitación pertinente

¿Cuáles son los beneficios y ventajas del certificado energético?

Son muchas las ventajas que se derivan de la estandarización del procedimiento de evaluación energética de un edificio, con intereses para los diferentes interesados (propietarios, constructores, agencias inmobiliarias, usuarios y administración pública).

El valor más importante es que informan al usuario de una evaluación objetiva del coste / ahorro económico que se deriva del uso y mantenimiento del inmueble en función de su calificación energética.

Otras ventajas relevantes son:

  • Da a conocer las posibles mejoras para reducir el consumo energético.
  • Permite comparar inmuebles más eficientes de otros que no lo son tanto.
  • Facilita un soporte o evidencia con el poder acogerse a determinadas ayudas y subvenciones disponibles para la rehabilitación de la vivienda.
  • Aporta información para saber el grado de confort esperado del inmueble.

Aspectos clave para la eficiencia energética en viviendas unifamiliares

El técnico certificador deberá visitar el inmueble para realizar la evaluación de la vivienda unifamiliar para verificar las características catastrales y recabar toda la información que pueda relativa a la caracterización de la envolvente térmica del mismo, orientación y calidades.

Existen una serie de datos obligatorios a la hora de emitir un informe con la evaluación energética de este tipo de inmuebles, entre los cuales están los siguientes:

Elementos constructivos:

  • Altura media del techo
  • El año de construcción / reforma condiciona los requisitos de diseño en función del Código Técnico de la Edificación que aplique
  • Orientación del inmueble y dimensiones de las fachadas
  • Número y tamaño de los huecos (ventanas)
  • Calidad de las ventanas desde el punto de vista de su transmitancia térmica y su factor solar. Siempre que sea posible se definirán en detalle a la realidad estos cerramientos, evitando la definición estimada o por defecto.
  • Existencia de aislamiento térmico en cerramientos, espesor y calidades. Siempre que sea posible se definirán en detalle a la realidad estos cerramientos, evitando la definición estimada o por defecto.
  • Al menos una evaluación cualitativa del grado de estanqueidad de fachadas, puertas y ventanas. Opcionalmente, el técnico certificador puede realizar un ensayo de estanqueidad de la vivienda del tipo Blower Door Test, si bien, por cuestiones de coste no suele ser realizado en este tipo de inmuebles.

Climatalogía:

La zona climática de la vivienda unifamiliar condiciona el resultado de la evaluación energética por la demanda energética característica.

Instalaciones o sistemas energéticos para la climatización:

El estado, configuración y rendimiento de los equipos de climatización condicionan el resultado de la calificación de la vivienda unifamiliar por ser los sistemas que responden a las cargas térmicas que demande el inmueble, positivas o negativas.

Contribuciones energéticas:

La calificación energética de la vivienda se verá mejorada en el caso de que tenga contribuciones renovables: colectores solares para ACS o paneles fotovoltaicos; recuperación de calor de equipos de climatización, o bomba de calor geotérmica, entre otras soluciones tecnológicas.

Si te gusta, vótalo!
Resultado evaluación
[Total: 0 Average: 0]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *