Caracterización vidrio doble

Evaluación y caracterización del doble acristalamiento

Toda ventana se compone de un marco, del vidrio y un cajón de persiana. En esta publicación se recogen algunas pautas para la evaluación y caracterización del vidrio desde el punto de vista de su calidad de cerramiento como aislamiento térmico.

En un artículo previo se describe qué tipo de ventanas más eficientes en el mercado y cuál ha sido la evolución de su tecnología de fabricación en los últimos años.

Esta publicación se centra en la calidad de los vidrios, poniendo el foco en la caracterización del doble acristalamiento.

Caracterización del doble acristalamiento

Las Unidades de Vidrios Aislantes (UVA), en contraposición con los monolíticos, se denominan comúnmente “climalit” y contienen un doble acristalamiento (o triple) constituido por una cámara de gas aislante entre dos vidrios (o tres).

Un experto puede evaluarlo visualmente, pero para asegurarse de estas medidas conviene usar un vitrómetro en caso de no disponer de su memoria de calidades.

Un vitrómetro es un dispositivo medidor que define una regla que permite evaluar el espesor de un vidrio simple o doble por observación visual colocado en 45 grados sobre una zona de sombra del vidrio.

Procedimiento evaluación doble acristalamiento

Este dispositivo está calibrado en función del espesor en milímetros (de 2 a 25 mm), y permite conocer el espesor mediante reflexión sobre la cara interior de la ventana.

Este dato es fundamental para valorar la calidad de los cerramientos de cara a su aislamiento térmico e incluso acústico.

Procedimiento para la evaluación del vidrio

Los pasos para conocer el espesor de un vidrio simple son:

  1. Colocar el vitrómetro en su cara A contra el vidrio formando un ángulo de 45 grados con él y, a ser posible, en una zona de sombra.
  2. Hacer la observación de la prolongación del plano del vitrómetro
  3. El espesor de la cámara en mm será la cifra que coincida con la segunda línea (línea de rappel) del ejemplo que se corresponde con la figura adjunta: 6 mm

Medidor espesor de vidrios

Se repetiría el proceso pero con la cara B del vitrómetro para el caso de que se quisiese conocer el espesor completo del vidrio, contemplando los dos vidrios, exterior e interior y la cámara.

En este caso, el espesor de la cámara o separación entre los 2 vídrios (e2), será la cifra que coincida con la intersección de la 2ª línea oblícua y la 3ª línea (línea de rappel). En el ejemplo éstas 2 líneas aparecen  coloreadas de rojo,  y la intersección de ambas corresponde al número 12, por tanto el espesor e2=12 mm:

Procedimiento evaluación doble acristalamiento 2

Por tanto, el vidrio del ejemplo es un DC-4-12-6 (nomenclatura: vidrio-cámara-vidrio expresados en milímetros) que le confiere una transmitancia térmica de 2,8 – 2,9 W/m²·K.

Propiedades térmicas del acristalamiento

La principal característica de las unidades de vidrio aislante es su elevado aislamiento térmico (≤3,3 W/m2·K) frente al proporcionado por un vidrio monolítico: (U = 5,7 W/m2·K), reduciendo las pérdidas de calor equilibrando la temperatura de la cara interna del acristalamiento y aproximándola a la del recinto. Esto hace que no
sólo se produzca un ahorro energético, sino que aumente la sensación de confort al reducir el efecto de pared fría o pared caliente – según la temperatura exterior –.

Cuando mayor sea el espesor (hasta un valor máximo 4-20-6) de la cámara del UTA, menor será la transmitancia térmica:

tabla transmitancias UVA

El aislamiento térmico puede reforzarse mediante la incorporación de vidrios de baja emisividad, también denominados de Aislamiento Térmico Reforzado (ATR). Esto se consigue gracias al aumento del espesor de la cámara (hasta 20 mm) y a la incorporación de gases inertes y pesados específicos (argón, xenón). Esta incorporación de gases de menor conductividad que el aire hace que el conjunto del vidrio sea más aislante.

La reducción de la emisividad tiene efecto sobre la transmisión de energía por radiación, reduciéndose cuanto menor sea la emisividad. Esto se traduce en una reducción de la transmitancia térmica y, por tanto, la unidad de vidrio aislante puede considerarse que posee un aislamiento térmico reforzado.

Para conseguir un vidrio de baja emisividad se deposita una capa de óxidos metálicos extremadamente fina proporcionando al vidrio una capacidad de aislamiento térmico reforzado. Esta capa se suele colocar en la capa exterior del vidrio interior.

Catálogo de acristalamientos

Los valores de la transmitancia térmica de los acristalamientos incoloros más usuales en España figuran en el Catálogo de Elementos Constructivos del Código Técnico de la Edificación.

Se acompaña una tabla con los más cerramientos de acristalados definidos en el código de edificación:

catálogo acristalamiento incoloro

 

Si te gusta, vótalo!
Resultado evaluación
[Total: 0 Average: 0]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *