Archivo de la categoría: Normativa

Seguridad y eficiencia energética en garajes

La seguridad y eficiencia energética en garajes (privados) y estacionamientos (uso público) son requisitos que conviven en el acondicionamiento y desclasificación al riesgo contra incendios.

Conozca en este artículo cómo desclasificar estos espacios mediante un sistema de ventilación y extracción de humos eficaz y a la vez energéticamente eficiente.

Seguir leyendo Seguridad y eficiencia energética en garajes

Registro y legalización de instalaciones térmicas

El registro y legalización de instalaciones térmicas para la generación de frío o calor es necesario en su puesta en marcha o como resultado de una ampliación o reforma (cambio o modificación instalación inicial).

Los organismos de control autonómicos velan porque esta norma se aplique mediante la realización de inspecciones periódicas. Aquellas instalaciones que no estén en regla pueden exponerse a una sanción administrativa y a la obligación de ser legalizadas en el plazo límite establecido. Esta obligación recae sobre el titular de la instalación.

Seguir leyendo Registro y legalización de instalaciones térmicas

¿En qué consiste la inspección periódica de instalaciones de gas?

Las inspecciones periódicas de instalaciones de gas son obligatorias y se supervisan por la distribuidora de gas cada cinco años. Conozca en qué consisten, cuánto cuestan y qué recomendaciones debe tener en cuenta.

¿Por qué son necesarias?

Estas tareas de comprobación se ejecutan para garantizar la seguridad y el correcto funcionamiento de sus Instalaciones Receptoras Individuales de gas (IRI), en su residencia o local comercial. Tenga en cuenta que, por término medio, el 6% de las inspecciones de este tipo de instalaciones presentan algún tipo de anomalía, de los más de 1,8 millones de puntos de suministro de gas que se revisan cada año. Por ello, la distribuidora de gas que le corresponda deberá comunicarle la revisión periódica con al menos tres meses de antelación.

Normativa

Las instrucciones técnicas que regulan estas inspecciones vienen desarrolladas en el reglamento técnico de distribución y utilización de combustibles gaseosos: RD 919 de 2006. En su apartado 4.1 relativo a la Inspección periódica de las instalaciones receptoras, se especifica los siguiente: “Cada cinco años, y dentro del año natural de vencimiento de este período, los distribuidores de gases combustibles por canalización deberán efectuar una inspección de las instalaciones receptoras de sus respectivos usuarios, repercutiéndoles el coste derivado de aquéllas, según se establezca reglamentariamente, y teniendo en cuenta lo siguiente:
  • En instalaciones de hasta 70 kW de potencia instalada, la inspección comprenderá desde la llave de usuario hasta los aparatos de gas, incluidos estos.
  • En instalaciones centralizadas de calefacción e instalaciones de más de 70 kW de potencia instalada, la inspección comprenderá desde la llave de edificio hasta la conexión de los aparatos de gas, excluidos estos.
El mantenimiento de los aparatos será responsabilidad del titular de la instalaciónAdicionalmente, los distribuidores a cuyas instalaciones se hallen conectadas las instalaciones receptoras individuales (IRI) de los usuarios procederán a inspeccionar la parte común de las mismas con una periodicidad de cinco años.” Esta parte común de las instalaciones se denomina IRC (Instalaciones Receptoras Comunitarias). Para más información, consultar el siguiente artículo del blog.

¿Cuánto cuestan las inspecciones periódicas de gas?

El coste de la inspección está regulado, siempre que se ejecute por su empresa distribuidora de gas. El coste de una inspección de una instalación doméstica para Madrid en 2018 es de 51,16€, impuestos incluidos, de los cuales se desglosan en:
  • 15,49€ se corresponde con gastos de gestión de la distribuidora establecidos por orden ministerial y válidos para todo el territorio nacional.
  • 35,67€ del coste de la inspección en Madrid. Este valor se establece, como máximo, por cada Comunidad Autonómica. Según un informe publicado por la OCU, el coste más económico de esta inspección es en La Rioja y el más caro en Navarra.
Este coste de inspección dependerá de la tarifa de gas contratada y asociada con el punto de suministro. En consecuencia, el coste se encarece en tarifas de mayor consumo. Siempre puede optar a contratar por su cuenta a una empresa instaladora homologada y, posteriormente, presentar el certificado a su distribuidora. Asegúrese de que esta inspección la tiene incluida en el contrato de la caldera, en el caso de que tenga contratado un servicio anual para su mantenimiento.

Consejos y recomendaciones

Es importante que siga estos consejos para evitar conflictos o situaciones inesperadas:
  • Compruebe la fecha de la última inspección, revisión o mantenimiento de su instalación, para saber cuándo tiene que hacer la próxima.
  • Desconfíe de las visitas inesperadas de empresas instaladoras de gas que acudan a su domicilio para realizar la inspección del gas.
  • Antes de dejarles entrar en su domicilio, pida que se identifiquen y que le faciliten datos de la empresa para la que trabajan.
  • Solicite siempre un presupuesto previo.
  • Asegúrese que la inspección es completa y detallada de acuerdo con el alcance de los puntos de revisión indicado en el apartado siguiente.
  • Verifique que el certificado entregado está bien cumplimentado, con la firma del técnico. Guarde siempre el Certificado de Inspección o de Revisión, que le deben facilitar sin coste adicional.
  • Exija la factura, ya que la necesitará si surge algún problema.
Recuerde que en caso de que se detecte una anomalía principal (que no pueda ser subsanada en el momento), se procederá a interrumpir el servicio y a precintar la instalación hasta que ésta sea reparada. Todas las fugas detectadas serán consideradas como anomalía principal. La empresa que realiza la inspección no puede reparar las anomalías que encuentre. Debe dejarle un parte para que los repare en los plazos establecidos, contratando con una empresa instaladora distinta de la que ha realizado la inspección.

Alcance de una inspección periódica: puntos de control y revisión

ComprobaciónEn qué consisteRecuerde que…
1. Ausencia de fugas de gasSe usará un detector portátil de gas por todo el recorrido de la instalación para localizar posibles fugas.El gas natural no huele pero se le añade un producto químico que facilita su detección. En caso de oler a gas debe cerrar la llave de paso y ventilar el local.
2. Tuberías de gasLas tuberías de gas deben discurrir por zonas visibles y nunca deben de estar en contacto con cables eléctricos.Las tuberías deben estar ventiladas aunque las ubique en un falso techo.
3. Contadores de gasEl contador debe estar bien ventilado y como mínimo a 20 cm de toda instalación eléctrica.Un estado de conservación defectuoso del contador será motivo de anomalía secundaria.
4. Ventilación del local con equipos a gasLocal ventilado adecuadamente para facilitar la combustión y evitando la producción de CO.No tape las aberturas de ventilación. Si cierra su terraza no olvide de adecuarlas.
5. Conexión de los equiposLos aparatos a gas fijos tendrán una tubería fija o con tubo flexible de acero inoxidable. No se permite alojar aparatos de gas de circuito abierto en baños, aseos o dormitorios.
6. Conductos de evacuación de gasesEl conducto de evacuación de gases debe ser ascendente, con pendiente positiva. Sus uniones, estancas. El conjunto evacuará directamente al exterior o patio de ventilación. Está prohibido usar los conductos de evacuación para su conexión a campanas extractoras.
7. Análisis de la combustiónSe empleará un analizador de gases para evaluar el rendimiento de la combustión y sus emisiones.En caso de anomalías, será necesario ajustar la caldera.
8. Funcionamiento de los equiposSe revisarán los dispositivos de seguridad, válvulas automáticas de corte y concentración masiva de CO en el local.Una llama azul es indicador de una buena combustión.
9. Certificado de Inspección e informe de anomalíasEs importante que el inspector le entregue el certificado de inspección periódica.Debe corregir los defectos en el plazo máximo de 6 meses. Un defecto grave supone el cierre de la instalación.
 

¿Qué es un boletín eléctrico y para qué sirve?

El boletín eléctrico (BIE) es un certificado (CIE) obligatorio que emite un instalador eléctrico autorizado para la verificación de que la instalación eléctrica se encuentra en buen estado. Dicho boletín se emite por cuadruplicado con copia al titular de la instalación, a la empresa distribuidora de energía eléctrica, a la Dirección de Industria correspondiente y al propio instalador autorizado.

¿Para que sirve?

El boletín eléctrico sirve para realizar la contratación de un suministro eléctrico, para evidenciar el cambio de la titularidad de la instalación y para garantizar que la la misma se encuentra en perfecto estado y que no supone ningún peligro por incumplimiento de la normativa. En la práctica, son varias las situaciones, gestiones y trámites en las que se necesita remitir el boletín eléctrico:
  • Legalización de la instalación y alta del primer suministro
  • Ampliación de la potencia contratada que suponga un incremento superior al 50% de la que fija el Interruptor General (IGA)
  • En el caso de que proceda, justificación de que el suministro es no interrumpible
  • Cambio de tipo de instalación de monofásica a trifásica
  • Cambio de la titularidad del contrato de suministro eléctrico
  • Reactivación suministro por corte de luz provocado por impago

¿Cuanto cuesta?

El precio del CIE no está regulado y depende de la tarifa que aplique el instalador eléctrico que se contrate, las dimensiones de la instalación o las tasas que imponga cada Comunidad Autónoma. En todo caso, y para que sirva de referencia, lo más habitual es que un boletín eléctrico de una vivienda cueste alrededor de 150 euros.

¿Tiene caducidad?

La validez del boletín eléctrico es de 20 años. Por tanto, es importante que se verifique que el boletín eléctrico esté vigente siempre que vaya a comprar una vivienda o local comercial de segunda mano.

¿Qué información contiene el boletín eléctrico?

Todo certificado eléctrico válido deberá tener adecuadamente cumplimentado la siguiente información:
  • Identificación del titular de la instalación y emplazamiento.
  • Características técnicas de la instalación: proyecto o memoria técnica de diseño según tipo de instalación (nueva, modificación…); uso (doméstica, oficina, hotel…); superficie, potencia máxima admisible, tensión, datos de la Línea General de Alimentación (LGA), datos de la derivación individual, contadores y datos de las protecciones eléctricas.
  • Empresa distribuidora.
  • Empresa instaladora autorizada, indicando su número de carnet instalador, con firma y, en su caso, indicando la fecha el número de visado del proyecto
  • Verificaciones por mediciones o ensayos de comprobación de puesta a tierra y de aislamiento de conductores.
De toda esta información, lo que más relevante es la potencia máxima admisible,  expresada en intensidad nominal (A) ya esto condicionará la máxima potencia que se puede contratar par este suministro. Dicho valor viene definido por el campo del Interruptor General de Alimentación o IGA. Por ejemplo para un suministro de una vivienda con un valor del IGA de 4x15A, significa que la potencia máxima es de 10,4 kW para una tensión trifásica a 400V. Se adjunta enlace del reglamento con las potencias BOE normalizadas.  
 

¿Se puede bajar el término de potencia en un suministro no interrumpible?

El ajuste de la potencia contratada en los suministros eléctricos de menos de 15 kW es una oportunidad para poder minimizar el coste fijo de las facturas, como oportunidad de ahorro inmediato. Sin embargo, hay situaciones especiales en los que, por seguridad, la normativa exige una especial observancia, como es el caso de un suministro no interrumpible.

¿Qué se entiende por suministro no interrumpible?

Son todos aquellos locales o situaciones en donde, de forma incuestionable, prima la seguridad de las personas frente al riesgo de corte del servicio por pequeño que éste sea, derivado de una situación de interrupción del servicio, por ejemplo, como resultado del corte del Interruptor de Control de Potencia. Ejemplos de situaciones calificadas como suministros eléctricos que no interrumpibles son:
  • Las Comunidades de Propietarios que tengan ascensores y/o puertas automatizadas y/o ventilación forzada en garajes subterráneos.
  • Hospitales, clínicas y centros sanitarios
  • Parques de bomberos
  • Edificios que cuenten con sistemas anti-incendios.
Adicionalmente, la normativa puede requerir la instalación de sistemas de alimentación autónomos (Apartado 2 de la ITC-BT-28) de forma que se garantice la continuidad del suministro. Esto también aplica a  hoteles, estaciones de viajeros y centros comerciales, sin embargo, en estos edificios es muy poco frecuente encontrarse con suministros con Limitador de Potencia o ICP (potencias < 15 kW).

Caso práctico

Una situación muy popular es el ajuste de los suministros de huecos de escalera en Comunidades de Propietarios donde la potencia contratada suele ser de 9,9 o 6,6 kW . Sin embargo, los registros de carga no suelen superar los 3 a 4 kW por la simultaneidad del ascensor (o ascensores) e iluminación, principalmente. Aquí es perfectamente viable la reducción de, al menos, un tramo de la potencia normalizada en la gran mayoría de estos suministros, sin embargo, nos topamos a priori con las pegas derivadas de su calificación de “suministro no interrumpible”. En estos casos, el equipo no interrumpible es el ascensor (o ascensores). La potencia nominal de estos motores está entre 4 a 6 kW dependiendo del peso y de la velocidad. A modo ilustrativo, se acompañan las fotografías de un motor para un ascensor de 6 personas, en donde la potencia máxima demandada sería de 4,7kW. Equipo trifásico de 4,7kWEquipo no interrumpible

¿Qué se recomienda en estos casos?

En artículos anteriores como el de Eficiencia en Comunidades de Propietarios se expuso la oportunidad de ahorro derivado del ajuste de la potencia contratada en los suministros eléctricos del tipo 2.0 y 2.1, en donde a menudo es habitual que la curva de carga se encuentre muy por encima del umbral de la potencia contratada normalizada. Han sido muchas y múltiples las trabas de las compañías eléctricas para reducir la potencia en casos tan evidentes y clamorosos como las Comunidades de Propietarios, puesto que estas medidas de ajuste van en detrimento de sus ingresos recurrentes. Sin embargo, existen soluciones para ahorrar en la factura de estos casos, si se acuden a las últimas disposiciones normativas y se tiene persistencia y paciencia.

Una solución alternativa: facturación por maxímetro

Un caso particular se deriva de la conveniencia de posibilitar el uso extendido de los equipos maxímetros en suministros de menos de 15 kW como medida que garantice la continuidad del suministro dentro de los umbrales definidos en las potencias normalizadas. Esta solución especial se debe tramitar a través de la empresa comercializadora de energía que, a su vez, le debe comunicará- la solicitud a la distribuidora. El RD 1454/2005 incorpora en su texto una respuesta a una demanda de los administradores de fincas y gestores de comunidades de propietarios. Se recoge que “alternativamente, en aquellos casos en que, por las características del suministro, éste no pueda ser interrumpido, el consumidor podrá optar a que la determinación de la potencia que sirva de base para la facturación se realice por maxímetro”, sustituyendo por tanto el Interruptor de Potencia (ICP) que provoca momentáneamente el indeseable corte del servicio (manual o con reenganche automático) cuando se excede la potencia contratada. Esta función de facturación según maxímetro la incluyen por defecto los nuevos contadores inteligentes, que sólo requiere de configuración. Esta medida no requiere de ningún nuevo equipo, y de ningún cargo correspondiente al alquiler o derivado de su gestión, por parte de la empresa distribuidora. Además, se define cuánta potencia se puede contratar (o ajustar en nuestro caso): “En estos casos la potencia contratada no podrá ser inferior a la potencia que, en su caso, figure en el Boletín de Instalador (BIE) para los equipos que no puedan ser interrumpidos. En todos los casos, los maxímetros tendrán un período de integración de 15 minutos.” Se acompaña el ejemplo de una factura correspondiente a una CCPP con maxímetro, tarifa 2DHA que se beneficia de la bonificación del 85% facturable al no alcanzarse el valor nominal contratado. Factura de CCPP con maxímetro El BIE revisado contenía en el campo de Observaciones la potencia no interrumpible de 6,5kW correspondiente a dos ascensores no hidráulicos. Sin embargo, se consiguió reducir la potencia en un escalón desde la tarifa 2.1DHA (10,4kW) hasta la actual situación, con el ahorro adicional de los costes en el término variable de energía derivado de la tarifa inferior. Es objeto de revisión e inspección por parte de las Entidades de Inspección y Control Industrial que estos cambios y tramitaciones de potencia en servicios comunes se hagan con un boletín donde venga correctamente detallado las potencias de consigna correspondientes a los elementos no interrumpibles.

Conclusiones

En la práctica, es muy poco habitual encontrarse instalaciones eléctricas con Boletines que definan la potencia mínima no interrumpible, para instalaciones previas al 2005. Por ello, en el caso de que se decida ajustar la potencia, es probable que se necesite de un nuevo BIE, pero que compensa, pues su coste (100 a 200€) se suele amortiza en el primer año como consecuencia de un ajuste de potencias.
 
 

¿Por qué se ahorra energía con el cambio horario?

Desde la última crisis del petróleo en la década de los 70, se generalizó el cambio de hora de nuestros relojes, dos veces al año, para adecuar nuestro horario a la ventana de luz solar.

Es incuestionable el trastorno social que esta medida conlleva en nuestro ritmo vital pero, por otro lado, está justificada por la expectativa de ahorro energético que se deriva. Valoramos si realmente compensa este cambio a la sociedad y a su ritmo de vida.

Seguir leyendo ¿Por qué se ahorra energía con el cambio horario?

5 razones para el uso de repartidores de costes

Energía tenía pendiente desde hace un tiempo la transposición de una parte de la directiva europea en materia de eficiencia que regula el uso de contadores individuales y repartidores de costes energéticos en edificios con sistemas de climatización centralizados o en redes urbanas de distrito.

En este artículo, se analizan las medidas que introduce el borrador del futuro Real Decreto, de reciente publicación y futura aplicación. Además, se dan a conocer las razones y criterios que motivan esta norma; las posibles sanciones y el plazo para su cumplimiento.

Seguir leyendo 5 razones para el uso de repartidores de costes

Qué solución de movilidad es la más limpia y eficiente?

De un tiempo a esta parte se registran mayores restricciones de acceso en coche a los centros de las grandes ciudades, como es el caso de Madrid en días con altos índices de contaminación.

Conozca las opciones más interesantes para desplazarse en coche por esta ciudad o si está pensando en comprarse un vehículo nuevo que sea eficiente y sostenible.

Seguir leyendo Qué solución de movilidad es la más limpia y eficiente?

¿Cuál es el mejor gas refrigerante?

Cada vez son mayores las exigencias medioambientales que se aplican sobre los gases refrigerantes con potencial de calentamiento atmósferico.

Por esta razón, el sector del frío industrial se encuentra inmerso en una etapa llena de incertidumbres e inestabilidades normativas.  Hace tiempo que se trabaja en la búsqueda de un nuevo refrigerante sostenible, seguro y económico que dé un soplo de “aire fresco”. La tendencia apunta al regreso a los refrigerantes naturales.

Seguir leyendo ¿Cuál es el mejor gas refrigerante?